Búsqueda
de Definiciones

  Búsqueda alfabética
 
Búsqueda por Palabra

Búsqueda por Tema

Glosario >



Métodos de Conservación

Desarrollo Sostenible
Biodiversidad
Areas Protegidas
Conservación Costera y Marina
Pago por Servicios Ambientales
Agricultura Sostenible
Manejo de Incendios
Restauración Ecológica
Ecoturismo
Gestión de Conocimiento
Conservación y Pobreza
 

Introducción

El Diccionario Enciclopédico Dominicano de Medio Ambiente trata una serie de métodos de conservación para informar al lector acerca de la diversidad de enfoques y herramientas que actualmente se están empleando para conservar el medioambiente y preservar la biodiversidad y los demás recursos naturales. Existe gran cantidad de métodos y técnicas como la creación y el manejo de las áreas protegidas, la implementación de sistemas de agricultura sostenible, mecanismos de financiamiento a largo plazo como el pago por servicios ambientales, la conservación de los recursos costeros y marinos, la restauración ecológica de ecosistemas degradados, el desarrollo y la implementación de un enfoque ecoturístico ambientalmente amigable, la gestión de conocimiento ambiental para fomentar el aprendizaje, y la aplicación de conceptos de desarrollo sostenible en general. En esta introducción se presenta cada uno de estos métodos, enfoques y herramientas, para darle una idea general al lector, qué son y de qué se tratan tales mecanismos.


Áreas Protegidas

Tal vez el método más utilizado y más eficiente para conservar el medioambiente, es la preservación de la naturaleza, su diversidad biológica y demás recursos ambientales, mediante el establecimiento y la gestión de áreas protegidas. De hecho, las primeras áreas protegidas datan de unos tres mil años antes del presente, cuando se desarrolló el concepto de zonas para la cacería real en los imperios asiáticos donde los monarcas querían asegurarse de áreas repletas de vida silvestre. Más recientemente, a finales del Siglo XIX, nació un movimiento ambientalista y naturalista en el mundo occidental, que resultó en la creación de los primeros parques nacionales modernos: Yellowstone y Yosemite, ambos en los Estados Unidos de América. Desde entonces se crearon más de 100,000 áreas protegidas en el mundo, cubriendo más de 12% de la superficie terrestre. Hoy en día sigue siendo la estrategia principal para la conservación efectiva, fuertemente promovida por la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). Ahora, sin embargo, se está poniendo menos énfasis en la simple creación de nuevas áreas protegidas, ya que se considera de mayor importancia el manejo efectivo y el financiamiento sostenible de las áreas protegidas ya existentes.

Agricultura Sostenible

Una estrategia muy complementaria a la creación y consolidación de áreas protegidas es la agricultura sostenible. Sabiendo que las áreas protegidas muchas veces se ubican en paisajes agrícolas, es clave la gestión sostenible de la agricultura, incluyendo los conceptos de una agricultura, ganadería, silvicultura y pesquería ecológicamente más armoniosa con el ambiente. Aunque históricamente, la agricultura tuvo como único objetivo la producción agrícola y ganadera, ahora se está tomando en cuenta también los principios de sostenibilidad. De hecho, entre los productores y consumidores de los productos agrícolas, hortícolas, forestales y pesqueros hay cada vez más interés en que los procesos productivos sean respetuosos con el ambiente. En lugar de simplemente expandir las zonas agrícolas hacia las áreas boscosas remanentes, se propone poner más énfasis en la intensificación agrícola de tierras ya convertidas, de una manera ecológicamente sostenible. Los movimientos agroambientales, enfocados en el fomento de sistemas agropecuarios más amigables con el ambiente, más equitativos, y a la vez más rentables económicamente, juegan un papel clave en este contexto.

Pago por Servicios Ambientales

Hay otras tendencias a nivel mundial que valen la pena mencionar ya que complementan estas estrategias. Por ejemplo, en las últimas cuatro décadas el ser humano se está dando cuenta que necesita de los limitados recursos naturales para poder sobrevivir a largo plazo. Además, hoy en día se reconoce que para nuestro bienestar dependemos totalmente de los ecosistemas de la Tierra, y de los múltiples bienes y servicios que estos nos brindan: el agua potable, los alimentos, las fibras, la regulación del clima, la prevención de la erosión del suelo, la purificación del aire, el control natural de las plagas, y la polinización de los cultivos agrícolas. La valoración de dichos bienes y servicios ambientales es considerada una herramienta clave para la conservación de la biodiversidad. Ayuda a establecer sistemas de pago que contribuyen a la preservación y restauración de los valiosos ecosistemas que nos rodean y nos beneficien día a día. Felizmente, se aplica esta herramienta cada vez más en los países alrededor del mundo, permitiendo que la población humana pague por los servicios ambientales que disfruta, asegurando su conservación y continuidad en el futuro.

Conservación Costera Marina

Durante el Siglo XX, la conservación del ambiente se ha enfocado principalmente en las tierras boscosas del planeta. Es hasta finales del último siglo que crece el interés para enfocarse también en los océanos y mares, sabiendo que estos están sufriendo del aumento del nivel de mar por el calentamiento global, la sobrepesca, la contaminación acuática, la sedimentación a través de los ríos, y el desarrollo costero, entre otros. Cada vez es más conocido que los mares y océanos del mundo sirven de hábitat para una amplia gama de ecosistemas de gran valor biológico, estético y productivo. El manejo integrado costero-marino podría ser una solución al problema. En ese contexto, la gestión integrada de los mares y océanos debería empezar con la creación de redes de áreas marinas protegidas y el manejo sostenible de las mismas, basándose en una legislación ambiental clara y efectiva. El desarrollo y la promoción de programas dirigidos al uso sostenible de los recursos costero-marinos con amplia participación del gobierno, el sector privado y la sociedad civil es un elemento clave de esta metodología ambiental.

Restauración Ecológica

Muchos ecosistemas sufren de tan alto grado de fragmentación o degradación, que no queda suficiente área como para conservar su estado natural dentro de un área protegida. Por esta razón es esencial la restauración ecológica, que tiene como objetivo principal la recuperación de la estructura, la función, la diversidad y la dinámica del ecosistema original que se encontraba en el sitio previamente a su perturbación o degradación. Para ello es esencial que se promueva la restauración ecológica como una vía para sostener la diversidad de vida en la Tierra y restablecer una relación ecológicamente sana entre la naturaleza y la cultura. Afortunadamente, ya existe una serie de esfuerzos exitosos dirigidos hacia la restauración de ecosistemas degradados de gran valor para la sociedad y la conservación de la biodiversidad en el mundo. En Latinoamérica hay muchos ejemplos de una restauración exitosa de ecosistemas previamente degradados en Colombia, México, Costa Rica y la República Dominicana. En el caso del país caribeño, por ejemplo, se nota la recuperación de los bosques en varios lugares, la cual se ve favorecida por el crecimiento económico y el cambio hacia la intensificación del uso productivo del territorio, y la expansión de los sectores de servicios e industria.

Ecotourismo

Otra herramienta exitosa en la conservación del ambiente, es el desarrollo y fomento de los principios del ecoturismo sostenible. Esta forma de recreación que nació en la década de los ochentas es considerada una excelente manera para fomentar la preservación del medioambiente y promocionar la sostenibilidad ambiental. Pretende ser un tipo de recreación responsable que aprecia al medioambiente, trata de contribuir a su conservación, y a mejorar el bienestar de las poblaciones locales. Originalmente se desarrolló en países como Costa Rica, Ecuador, Kenia, Madagascar y Nepal, pero últimamente se ha dispersado hacia decenas de otras naciones, incluyendo la República Dominicana. El ecoturismo actual ofrece una variada gama de opciones para los visitantes conscientes de la necesidad de la preservación ambiental. Estas opciones tratan de minimizar los impactos negativos para el ambiente y para la comunidad, construir respeto y conciencia ambiental y cultural, y proporcionar experiencias positivas tanto para los visitantes como para los anfitriones. En la República Dominicana, hay varios lugares donde hoy en día se están ofreciendo alternativas de ecoturismo sostenible. Algunos ejemplos se encuentran en la zona del Lago Enriquillo, el bosque de pino occidental de la Sierra de Bahoruco, el altiplano del Valle Nuevo, el salto de Aguas Blancas de Constanza, las cavernas del Parque Nacional del Este, y el valle intermontano del Bao. Todos estos sitios brindan una variedad de actividades al viajero consciente de la necesidad de la protección ambiental y conservación de la biodiversidad. Tal vez el mejor ejemplo de ecoturismo en el país es la observación de ballenas jorobadas que se oferta durante la temporada de apareamiento dentro del Santuario de Mamíferos Marinos en la Bahía de Samaná.

Gestión de Conocimiento y Aprendizaje

Una herramienta complementaria a los muchos métodos y técnicas ambientales mencionados es la gestión de conocimiento y aprendizaje. Esta consiste de un enfoque estratégico de acciones basado en las teorías de organización, educación e investigación, que permitan a los individuos e instituciones identificar, desarrollar, adquirir, distribuir y adoptar ideas, conocimientos, habilidades, lecciones aprendidas, y experiencias para aumentar la probabilidad de éxito de las actividades a implementar. Ahora, en la “era del conocimiento” que actualmente vivimos, se reconoce que la principal ventaja competitiva para cualquier individuo, empresa u organización es una debida gestión del conocimiento. De hecho, el capital intelectual forma la base fundamental del progreso de cualquier individuo o grupo de personas: una comunidad informada es una comunidad más exitosa. Esto es válido para todos los actores que se dedican –y dedicarán– a la conservación de la naturaleza. Por esta razón, la educación ambiental en las escuelas primarias es tal vez una de las estrategias más importantes de la gestión del conocimiento ecológico, necesario para conservar la naturaleza para el bienestar humano a largo plazo.

Desarrollo Sostenible

Como última estrategia metodológica que se trata en este diccionario, está el desarrollo sostenible. De hecho, todos los enfoques, métodos y herramientas mencionados en esta introducción, se basan en los principios del desarrollo sostenible. Recordemos que la Comisión Mundial sobre el Ambiente y Desarrollo (Comisión Brundtland, por su presidente, la señora Gro Harlem Brundtland) definió el término ‘desarrollo sostenible’ en 1987 como aquel desarrollo que asegura las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para enfrentarse a sus propias necesidades. Para alcanzar tal desarrollo, es clave que se satisfagan tanto las necesidades del presente, fomentando una actividad económica que suministre los bienes necesarios a toda la población mundial, como también aquellas necesidades que puedan surgir en el futuro, reduciendo al mínimo los efectos negativos de la actividad económica, de tal manera que sean soportables para las próximas generaciones.

El concepto del desarrollo sostenible evolucionó durante la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible que la ONU celebró en Johannesburgo, Sudáfrica, en el año 2002. Allí se adoptaron los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que proponen emprender acciones de desarrollo sostenible, que miren hacia el futuro y que impulsen el progreso mundial en beneficio de todos. Incluyen a la erradicación de la pobreza, el desarrollo social y económico, la protección del medio ambiente, la desertificación, el agua, la energía, la salud, la agricultura, la biodiversidad, el empleo, la educación, los océanos, los bosques, las tierras áridas, los pantanos, el calentamiento global y la atmósfera, entre muchos otros. Actualmente, el gran desafío que enfrentan los países es encaminar bien dentro del cumplimiento de los ODM. La falta de suficientes recursos para alcanzar las metas al llegar el año 2015 es uno de los obstáculos principales para los países en desarrollo. Sin embargo, las metas ODM siguen inspirando a la sociedad a seguir el camino del desarrollo sostenible, para que se asegure el bienestar de las futuras generaciones en un mundo justo, donde se vivirá en armonía con el ambiente, más allá del año 2015.

En conclusión, existe una gran variedad de métodos de conservación ambiental en el mundo. Algunos se presentan aquí dentro del marco de este diccionario, y sirven de ejemplo de las muchas opciones de que se puede escoger, para proteger nuestro medioambiente y su biodiversidad de la cual todos dependemos.

¡Esperamos que nos inspiren para tomar acción ahora mismo, ya que solo de nosotros depende si tendremos éxito en asegurar nuestro bienestar a futuro!