Búsqueda
de Definiciones

  Búsqueda alfabética
 
Búsqueda por Palabra

Búsqueda por Tema

Glosario >



Áreas Protegidas

Tal vez la primera presencia de algún tipo de ‘área protegida’ data de unos 2,500 a 3,000 años antes del presente, cuando los monarcas identificaron zonas para las cacerías reales en ciertas partes de Ásia, incluyendo China. Luego, en las épocas medievales, se establecieron dominios para la cacería en los imperios y reinos europeos en países como Inglaterra, España, Francia y Alemania. Luego, en el Siglo XIX, en los Estados Unidos de América, nació un movimiento ambientalista y naturalista, con líderes visionarios como John Muir. Gracias a él y otros pioneros, se crearon entre 1871 y 1872 los primeros parques nacionales de la historia, el Parque Nacional Yellowstone y el Parque Nacional de Yosemite.

A partir de ahí, y sobre todo en la época de posguerra del Siglo XX, se hicieron esfuerzos en muchos países para crear áreas protegidas de todo tipo, con el fin de preservar áreas naturales para su conservación y uso controlado. En el presente, las más de 100,000 áreas protegidas del mundo –la piedra angular de la conservación in situ– cubren aproximadamente el 12 % de la superficie terrestre. Las más grandes se encuentran en Groenlandia, Arabia Saudí, Hawaii, Australia y China. Algunos de los motivos para la protección de estas áreas son la conservación de la biodiversidad silvestre y los recursos genéticos, la preservación de fuentes de agua, el mantenimiento de paisajes de belleza extraordinaria, y la protección de especies en peligro de extinción.

En los últimos decennios, la cantidad y dimensión de las áreas protegidas en América Latina se ha aumentado de manera exponencial. En este sentido, América del Sur destaca significativamente. El número de áreas protegidas en la región caribeña también aumentó, particularmente a partir de 1950. Tuvo su mayor incremento entre 1980 y 1985 cuando se crearon muchas áreas protegidas en varios países insulares de la cuenca caribeña.

Áreas protegidas para la conservación y el uso sostenible
El desarrollo turístico en áreas protegidas
Sistema de categorías para la gestión de las áreas protegidas
Sistema Nacional de Áreas Protegidas en la República Dominicana
Gestión de Áreas Protegidas: Parque Nacional del Este

Áreas protegidas para la conservación y el uso sostenible

Como claramente lo dice la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), en los últimos cuarenta años ha habido un cambio paradigmático respecto al papel de las áreas protegidas. Ha quedado atrás el paradigma de simples “parques y reservas nacionales”, que prevaleció desde el Siglo XIX hasta mediados del Siglo XX. Hoy se ha adoptado un enfoque conceptual y práctico más amplio, el de áreas de uso sostenible.

Dentro de este marco se está reconociendo más y más, la necesidad de proteger ciertas áreas naturales para asegurar el mantenimiento de los procesos ecológicos y servicios ambientales necesarios para el desarrollo y bienestar del ser humano. En ese sentido, son cada vez más valoradas las múltiples funciones que las áreas protegidas cumplen, entre otras: la regulación del clima a través del secuestro de carbono, la producción de oxígeno, la preservación de suelos, el abastecimiento de agua de los ríos y lagos, la prevención de deslizamientos y derrumbes y la mitigación de inundaciones en zonas bajas. También se está empezando a reconocer el gran valor de los polinizadores nativos para la producción de muchos cultivos agrícolas. Los arbustos del café, por ejemplo, son polinizados por insectos silvestres que habitan en áreas protegidas cercanas a los campos de cultivo. Son esenciales para obtener una cosecha exitosa. En fin, hay muchas razones para proteger determinadas áreas naturales silvestres y marinas: razones ecológicas, económicas, geológicas, éticas, estéticas, espirituales, educativas, culturales, históricas, etc. Para crear más conciencia alrededor de esta temática, el mundo ha declarado el 24 de agosto como Día de Parques Nacionales.

Volver

El desarrollo turístico en áreas protegidas

Las áreas protegidas también resultan cada vez más importantes para el desarrollo del turismo. Al visitar un área pública protegida los turistas, sean estos domésticos o extranjeros, gastan dinero en hospedaje, transporte y alimentación. Esto genera ingresos para los pobladores locales que tienen empresas turísticas, ofrecen servicios hoteleros, tienen restaurantes, o trabajan en empleos relacionados con la actividad turística. Desde luego, estas ganancias son reinvertidas en la economía local donde estimulan el crecimiento y bienestar humano.

Como bien señala la Academia de Ciencias de la República Dominicana, en ese país hay por lo menos dos unidades de conservación que están haciendo aportes considerables a la economía del país: el Parque Nacional del Este, cuyos niveles de visitación ya se aproxima al medio millón de personas anuales, y el Santuario de Mamíferos Marinos, que se está convirtiendo rápidamente en uno de los puntos de observación de ballenas jorobadas más importante del mundo. Dice un informe de la Academia que estas dos unidades representan un potencial económico inestimable en el futuro inmediato, tanto para Samaná como para la Región Oriental y para todo el país. Agrega que en este mismo orden también se deben mencionar los parques nacionales de Los Haitíses, Lago Enriquillo, Jaragua y Armando Bermúdez, entre otros.

Volver

Sistema de categorías para la gestión de las áreas protegidas

Hoy día, en los países del mundo existe una amplia gama de Reservas de la Biosfera, Sitios Ramsar (humedales de importancia mundial), Sitios de Patrimonio Mundial, Parques Nacionales, Parques Internacionales (que son compartidos entre dos o más países), Monumentos Nacionales, Reservas Absolutas, Reservas Forestales, Zonas Protectoras, Áreas de Protección de Flora y Fauna, Parques Urbanos, etc. Todas estas áreas protegidas tienen diferentes fines, que van desde la conservación estricta de áreas biogeográficas representativas y relevantes, hasta áreas de uso público múltiple para obtener y preservar el equilibrio de los ecosistemas urbanos.

En vista de este mosáico de tipos de áreas presentes en el mundo, La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) reconoció hace más de 25 años la necesidad de desarrollar un sistema de categorías para la gestión de las áreas protegidas para ayudar a organizarlas y definirlas. El hecho que las áreas protegidas del mundo abarcan un amplio abanico de objetivos y están administradas por un gran número de actores muy diversos justificaba plenamente tal categorización. Al día de hoy, estas categorías han sido aceptadas y reconocidas por organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD), y gobiernos nacionales, como punto de referencia para definir, recordar y clasificar las áreas protegidas. Estas categorías van desde sitios cuyo acceso está totalmente prohibido debido a su enorme importancia y fragilidad, hasta áreas protegidas que engloban territorios y espacios marinos tradicionalmente habitados, donde la acción humana ha moldeado los paisajes culturales con una alta biodiversidad. Las seis categorías actualmente reconocidas son: I. Protección estricta: Reserva natural estricta y Área natural silvestre; II: Conservación y protección del ecosistema: Parque nacional; III: Conservación de los rasgos naturales: Monumento natural; IV: Conservación mediante manejo activo: Área de manejo de hábitats/especies; V: Conservación de paisajes terrestres y marinos, y recreación: Paisaje terrestre y marino protegido; y VI: Uso sostenible de los recursos naturales: Área protegida manejada.

Algunas de las más básicas disposiciones que los usuarios de áreas protegidas como los parques nacionales deben cumplir en muchos países, son: a) respetar reglamentos generales y específicos; b) cumplir horarios establecidos; c) estacionar vehículos en zonas destinadas para ese fin; d) extraer la basura del área o depositarla en los recipientes para tal efecto; e) mantener y dejar limpias y ordenadas las instalaciones y facilidades que se les permita utilizar; f) denunciar ante las autoridades competentes, la ejecución de actos que realice cualquier persona contra los valores del área, así como las contravenciones a las disposiciones vigentes para el uso y disfrute de las instalaciones y facilidades del área; g) no fumar en áreas de alto riesgo de incendios; h) transitar solamente por las rutas y los senderos autorizados; i) respetar la ubicación de señales, avisos, y barreras; j) cancelar la cuota diaria de admisión y las que correspondan, de acuerdo con los servicios recibidos; k) no extraer leña del bosque y alrededores y hacer fogatas con fines de cualquier índole; y, l) no cazar o pescar dentro del área, o recolectar allí especímenes de plantas o hongos.

En el 2004 el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CBD) recalcó que el sistema mundial existente de áreas protegidas es inadecuado, y por diversas razones: (i) muchas áreas protegidas ya establecidas no cumplen con sus objetivos de conservación de la diversidad biológica; (ii) el sistema actual de áreas protegidas es incompleto; y, (iii) la participación de poblaciones indígenas y comunidades locales en la creación y administración de áreas protegidas es insuficiente. Por esta razón, la séptima reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio (COP7), inspirada en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y el Acuerdo y Plan de Acción de Durban (Sudáfrica) del Quinto Congreso Mundial de Parques (WPC5), adoptó un programa de trabajo sobre áreas protegidas (PdT-AP), como resultado de un intenso proceso de negociaciones. El objetivo general de este programa es apoyar la creación y mantenimiento de sistemas nacionales y regionales completos, eficazmente gestionados y ecológicamente representativos de áreas protegidas que, colectivamente, contribuyan al logro de los tres objetivos del Convenio y a la meta de reducir significativamente el ritmo actual de pérdida de la diversidad biológica.

Volver

Sistema Nacional de Áreas Protegidas en la República Dominicana

En respuesta a estas necesidades nacionales y globales, la República Dominicana ha creado una amplia red nacional de áreas protegidas, el llamado Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP). Es un conjunto de zonas naturales, coordinadas dentro de sus propias categorías de manejo, y que poseen características, objetivos y manejos muy precisos y especializados. Se basa en la Ley Sectorial de Áreas Protegidas (No. 202-2004). Su objetivo es lograr que su administración funcione como si se tratara de una sola unidad, respetando sus particularidades. La Subsecretaría de Áreas Protegidas y Biodiversidad es el ente encargado de la coordinación del SINAP. Su misión es contribuir a la conservación de la biodiversidad en todo el territorio nacional como base para el desarrollo sostenible y el mejoramiento de la calidad de vida mediante la administración de un sistema nacional de áreas protegidas, y la aplicación de normas y regulaciones en la República Dominicana.

En la actualidad, el SINAP está compuesto por 86 áreas protegidas que en conjunto ocupan una superficie terrestre de 10,665 km2, equivalente a un poco más que el 22% del territorio nacional, y una superficie marina de 16,333 km2. Se encuentran distribuidas en todo el territorio nacional, identificadas dentro de ocho categorías: 8 Áreas de Protección Estricta; 15 Reservas Nacionales; 19 Parques Nacionales; 19 Monumentos Naturales; y 25 Áreas de Manejo de Hábitats y Especies. Algunas de las áreas protegidas más destacadas son: (i) el Santuario de Mamíferos Marinos (ballenas jorobadas), (ii) las Reservas Científicas Naturales Villa Elisa, Isabel de Torres, Laguna de Cabral o Rincón, Lagunas Redonda y Limón, Valle Nuevo, Loma Quita Espuela y Ébano Verde, y (iii) los Parques Nacionales Armando Bermúdez, Nalga de Maco, Del Este, José del Carmen Ramírez, Montecristi, Los Haitises, Jaragua, Sierra de Bahoruco (Donald Dod), Isla Cabritos (Lago Enriquillo), Sierra de Martín García (Julio Cicero), Sierra de Neyba (Juan Ulises García Bonnelly), Cabo Francés Viejo, Litoral Norte de Puerto Plata, Submarino La Caleta, y Litoral Sur de Santo Domingo.

Para poder gestionar el SINAP y manejar la red de áreas protegidas, la mencionada Subsecretaría, a través de su Dirección de Áreas Protegidas: a) coordina el diseño y la aplicación de la política nacional de desarrollo de las áreas protegidas y la conservación de la diversidad biológica del país; b) elabora y aplica normas, regulaciones y procedimientos necesarios para la gestión sostenible de las áreas protegidas y la biodiversidad; c) regula el uso y trasiego de los recursos de la biodiversidad; d) promueve el desarrollo, conservación y manejo de los recursos de flora y fauna silvestres; e) administra el sistema nacional de áreas protegidas a fin de que se garantice la integridad de las mismas, la prestación de los servicios ambientales y la interacción ambientalmente sana con los usuarios; y, f) promueve la participación de las comunidades rurales en planes, programas y proyectos para la conservación de la biodiversidad y las áreas protegidas.

Volver

Gestión de Áreas Protegidas: Parque Nacional del Este

En la ejecución de sus actividades, la Dirección de Áreas Protegidas cuenta con el apoyo de muchas organizaciones internacionales sin fines de lucro. En ese sentido, la Agencia Internacional para el Desarrollo, de los Estados Unidos (USAID), financió un importante proyecto dentro del marco de su programa Parques en Peligro (PeP), administrado por la organización no gubernamental The Nature Conservancy (TNC). El proyecto consistió en apoyar la gestión de la protección del Parque Nacional del Este que conserva una enorme riqueza de historia natural y humana en la República Dominicana y atrae más visitantes que todos los demás parques nacionales dominicanos combinados. Ubicado en el extremo suroriental de la isla La Española, el parque incluye la isla costera Saona, que comprende el 30% del área total del parque.

Cuando el programa Parques en Peligro (PeP) comenzó a apoyar al Parque del Este en 1993, éste ya era uno de los parques más conocidos de la República Dominicana como se comprobó por su alta tasa de visitas y por los ingresos generados por los aranceles de ingreso al mismo. En 1984 se había escrito un plan de manejo para el parque; sin embargo, a falta de un plan financiero que lo acompañara, el plan de manejo no se habia podido implementar. Con la excepción del personal del gobierno nacional, no existía un grupo consolidado de apoyo al Parque del Este. La infraestructura era mínima y en muchos casos completamente inexistente. Por lo anterior, el proyecto de PeP se centró en el desarrollo de alianzas con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Luego, estas alianzas concentraron sus esfuerzos en: mejorar la infraestructura del parque; aumentar la información de base acerca de los recursos naturales del Parque del Este; desarrollar una base de apoyo al sitio a nivel local y nacional; y elaborar un plan financiero y de manejo del parque.

Durante los años de implementación de PeP se fortalecieron organizaciones dominicanas locales que apoyan al Parque, incluyendo una organización de base local y dos organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro. A través de estas organizaciones se ha podido involucrar más a las comunidades locales que circundan el parque, en el manejo del parque y en asuntos relacionados con el uso de los recursos naturales. Además, se avanzó significativamente en la mejora de la infraestructura crítica del parque con el fin de acoger, de manera sostenible, a los miles de turistas que visitan el parque mensualmente.

Se espera que el ejemplo exitoso del proyecto en el Parque del Este sea replicado en otras áreas protegidas del país antillano, ya que sirve de modelo para apalancar procesos de gestión integrada de las áreas, basada en la sostenibilidad financiera, tanto a nivel nacional como local en la República.

Volver